domingo, 30 de marzo de 2008

Hace tiempo...

Hace tiempo que no actualizo. Últimamente no tengo mucho tiempo, y necesito pararme un poquito para encontrarme conmigo misma. Hace tiempo que no me pongo música tranquila y dejo volar mi mano y mi pensamiento sobre el papel. Hace tiempo que no me vuelco en mi libreta-no-diario o en una carta. Hace tiempo que no tengo tiempo.

Pero no por ello dejo de pensar, de reflexionar, de recordar y de esperanzar. No sé si existe esta palabra, pero creo que es bastante claro lo que quiero decir. No espero el autobús, ni espero a una amiga para tomar un café. Y hay a quien hace tiempo dejé de esperar, y no por ello me sigue doliendo el corazón. Pero sigo teniendo esperanza. Cosa de idiotas, qué se le va a hacer.

Hace tiempo, mucho tiempo, que aprendí cierta práctica que a veces olvido, y no debería.

Dicen que el que espera, desespera. Pero, ¿y si no esperáramos? Si no esperáramos ese autobús sabe dios con qué destino, a esa amiga para ese café o a quien nunca termina de llegar. Si no esperáramos esas sorpresas con las que nos sorprende la vida. Sorpresas gratas, nuevas incorporaciones. Reencuentros a largo plazo tras desencuentros de largo plazo.

No sé los demás, pero yo siempre estoy esperanzando, aunque tenga mis caídas de esperanza, pero siempre confío en esa sorpresa por llegar. Quizá después, si no llega, el golpe sea mayor. Y manca. Joder, si manca. Pero creo también que tenemos que dejar a nuestro corazón libre de ataduras, que esperance, que desespere, que se haga fuerte, y duro, ¿por qué no? Que se libere.

Hoy me quedo con este grupo sueco Oh Laura! y su Release me, con todo el sentido de la palabra
http://es.youtube.com/watch?v=NjQXMZe2ouk

4 comentarios:

Moni dijo...

Pues me alegro de encontrar a alguien que "espera cosas", yo también soy de esas que esperan, que tienen esperanza sobre cosas y sobre gente, pero, espero y espero y muchas veces no llega nada....no sé, tal vez no tengo suficiente paciencia.

Espero que lleguen tiempos mejores, y tengas un hueco para hacer todas esas cosas que quieres hacer...

besinos.

xanzaina dijo...

La verdad es que no está mal esperanzar, pero la sensación de frustración es a veces... tan frustrante... Te pasas la vida esperando/esperanzado cosas, personas, ilusiones... yo qué sé, que luego no ocurren, que se quedan en agua de borrajas, que te amargan el corazón.

En fins. Si no esperanzáramos/esperáramos, estaríamos muertos. Y yo no soy un témpano de hielo: por fuera puede, pero por dentro puro fuego.

Lo que me interesa es tener gente, buena gente, para hacer todas esas cosas.

Besu

moni dijo...

Pues si, a mi también me mola rodearme de buena gente para hacer cosas.
Lo que pasa es que creo que cada vez es más difícil de encontrar, o si la encuentras, no te dan lo que tu esperas, o lo que tu les das a ellos...no se, estoy negativa en este aspecto, debe ser por un "desengaño amistoso" que tengo, que lo veo todo negroo, ejejje, pero bueno, espero encontrar la luz, jejee....no me hagas caso.

besinos.

xanzaina dijo...

Sí, desengaños amistosos siempre encontramos a lo largo de la vida, a veces simplemente por una mera evolución de las personalidades. Otras no.
Creo también que según la gente se hace mayor se va cerrando a hacer nuevas amistades, se va cargando de responsabilidades, se va dando menos...
Es como lo de hacer amigos en el curro: por lo general no se hacen, sobre todo cuanto más mayor te haces. No sé, reflexiones.
Pero hay veces que te llevas agradables sorpresas.
En fin, pilarín, "la vida e asín".